By 0 Comment

CRISTOBAL BALENCIAGA: PASADO, PRESENTE Y FUTURO

Esfuerzo constante, respeto, exigencia, generosidad… Cristóbal Balenciaga fue el mayor servidor de la alta costura.

Nació en Getaria (Guipúzcoa) en 1895 y, en lugar de elegir la profesión que su padre venía desarrollando, pescador, decidió seguir los pasos de su madre, costurera. Su vocación fue la moda y, desde que en el 36 se estableció en París, empezó a cosechar un gran éxito que no dejaría de crecer hasta nuestros días. Aunque la fama le vino en esta ciudad francesa, su trabajo en su ciudad natal fue intenso hasta que debido a la Guerra Civil tuvo que abandonar su país

El modisto llego a la capital gala en plena madurez creativa tras haber fundado siete establecimientos de moda y contar entre sus clientes con la familia real española y la alta sociedad de San Sebastián y Barcelona.

Desde sus inicios en el mundo de la moda Balenciaga conocía perfectamente a los proveedores del sector, otros modistos, compradores y clientes y poseía su propio ideario estético patente a lo largo de toda su carrera hasta el cierre de su casa en 1968.

Universal español a pesar de que en Francia y muchas enciclopedias galas lo vendan como artista Francés fue uno de los nombres más influyentes del siglo XX, considerado el arquitecto del vestido por la perfección y el carácter constructivo de sus modelos. Sobre su figura se ha escrito mucho pero la huella que ha dejado para la historia ha quedado tan en la memoria de los jóvenes diseñadores que no hay ninguno que no aprecie la obra del maestro Balenciaga.

Durante toda su carrera su trabajo ha sido sofisticado y muy puro, la modernidad estaba a punto de ser muy simple, maestro del corte y visionario en lo que a silueta se refiere.

Padre de la alta costura, fue un personaje mítico tanto por la calidad de sus prendas como por la discreción y misterio que rodeo siempre su vida personal dado su carácter reservado.

El 7 de junio de 2010, después de muchas trabas se crea en Getaria un museo que lleva su nombre. Ciudad que le vio crecer y dar sus primeros pasos como modisto y tras los cuales consiguió que todos le llamasen maestro. Revolucionó la alta costura con sus vestidos y diseños atemporales. Este museo alberga la mayor colección de vestidos de Balenciaga y que pretende ser una nube de ideas para los jóvenes diseñadores que están empezando. Por fin surge un espacio para mostrar su legado.

Se basaba en líneas simples, cada vez más puras y abstractas a medida que se sucedían sus colecciones. Hombros caídos, pinzas en la cintura, vestidos negros, abrigos cuadrados, sin botones; dominaba los volúmenes y las formas y sus prendas tenían siempre acabados perfectos. No sólo era un maestro del diseño sino también de los tejidos; le gustaban las telas con peso y añadía bordados con pedrería, claramente influía en su obra los grandes pintores españoles. Temporada a temporada reinventaba su obra para imponer la tendencia de los tiempos hasta que en año 1968 cierra su casa de costuras, época en la que el gran consumo no apreciaba el esfuerzo y detalles de la alta costura.

Cristobal Balenciaga ha sido, es y será un gran maestro e influencia en el panorama de la moda internacional.