By 0 Comment

Día Mundial del Medio Ambiente: comprar ropa de segunda mano, una práctica responsable a favor del Medio Ambiente

Ayer, domingo 5 de junio, se celebró el Día Mundial del Medio Ambiente, un día para reflexionar y sensibilizarnos sobre la importancia de cuidar nuestro planeta.

Aportar nuestro granito de arena es muy sencillo y todos podemos hacerlo. Si os decimos que sólo en Europa se desechan seis millones de toneladas de productos textiles al año, de las cuales sólo un 25% se reutilizan, ¿qué pensáis?

La producción de la ropa que guardamos en nuestros armarios genera un fuerte impacto medioambiental y, si tenemos en cuenta la extensión del modelo de “fast fashion” o moda rápida,  el impacto se multiplica. Esta nueva práctica de comprar ropa de usar y tirar está perjudicando seriamente a nuestro planeta.


¿Quieres saber que puedes hacer tú?


  • DA UNA SEGUNDA VIDA A LA ROPA. Aprovecha y vende en tiendas de ropa de segunda mano aquellas piezas que estén casi nuevas. De esta forma evitas que la ropa vaya a un vertedero; además de contribuir a una menor fabricación de ropa. Si compramos ropa de segunda mano es ropa que ya está producida, reduciendo así el impacto medioambiental que genera su fabricación.

 

  • COMPRA ROPA PRODUCIDA EN UN PAÍS CERCANO. El transporte de la ropa desde un lugar lejano a tu tienda favorita genera más emisiones de CO2 que si el trayecto es menor.


  • REVISA LA COMPOSICIÓN DE LAS PRENDAS QUE COMPRAS. Las fibras más aconsejadas y de menor impacto ambiental son: algodón, nailon o poliéster reciclado, cáñamo o lino


  • SÚMATE A LA MODA ECOLÓGICA DE LAS 3R. Reduce la cantidad de ropa nueva que compras y apuesta por ropa de segunda mano, Reutiliza prendas que ya tienes customizándolas por ejemplo, y Reciclar aquella ropa que no puedes vender en tiendas de segunda mano depositándola en algún punto limpio de tu ciudad.


Es importante tomar conciencia de la importancia de proteger nuestro planeta de este impacto medioambiental.


Un rápido repaso de los principales efectos medioambientales que provoca la ropa puede ayudarnos en esta toma de conciencia.

  • Consumo excesivo de agua. La cantidad de agua que se necesita es mucho mayor de la que podemos pensar ya que abarca desde el cultivo de la materia prima hasta que la ropa llega a nuestro armario.

  • Emisión de tóxicos. Un 5% de las sustancias químicas que componen la ropa es perjudicial para el medio ambiente.

  • Aumento de la huella de carbono. Debido a la deslocalización de la producción se hace necesario un mayor uso de transporte y, con ello de combustible. A esto que hay que sumar los procesos de fabricación, confección, teñido y planchado que son también importantes consumidores de energía. 

  • Sobreexplotación del suelo. La obtención de fibras suponen una sobreexplotación del suelo por el uso de fertilizantes, de pesticidas y de otros productos. Igualmente, al proceder de industrias químicas, las fibras artificiales y sintéticas  contaminan el medio ambiente.

  • Vertido de sustancias peligrosas. En el proceso de fabricación de cualquier prenda se elimina una gran cantidad de desechos y sustancias nocivas para el entorno natural.

Estos impactos medioambientales provocados por la ropa pueden ser evitados o reducidos con prácticas de consumo responsables como por ejemplo, la compra y venta de ropa de segunda mano