By 0 Comment

MANTILLAS Y PEINETAS, UN LUJO CARO AL ALCANCE DE TODOS LOS BOLSILLOS

En el caso de la mantilla poco hay escrito sobre su uso, si no que ha sido la costumbre y la tradición las que han ido definiendo sus reglas de uso. Aunque su uso más extendido es en Semana Santa, también podemos verla en bodas religiosas y en los toros.

Pero, ¿cómo utilizamos la mantilla?

En Semana Santa el uso es diferente ya que ha de llevarse con traje negro a la altura de la rodilla, de luto, en señal de duelo por la muerte del Señor. Se acompaña el traje con guantes, medias, bolso y zapatos negros, así como de un misal y rosario. En el caso de llevar joyas lo más habitual es una cadena con el crucifijo, pendientes y un broche para sujetar la mantilla. La austeridad es el protagonista en estas fechas.

Trasladémonos al mundo de las bodas, en este caso la mantilla es uno de los complementos más elegantes y que aporta más personalidad a la madrina, únicamente se utiliza en bodas religiosas, ya que es costumbre cristiana cubrir la cabeza con un velo. Además, sólo se usará si el novio opta por ir de gala o chaqué. 

Para bodas de día la madrina irá de corto y la mantilla no deberá ser más larga que la falda del vestido y, si la boda es por la tarde-noche se puede llevar vestido largo pero la mantilla ha de ser corta y negra. La altura de la matilla será por delante hasta la altura de las manos y por detrás unos dedos por debajo de la cadera.

La mantilla va acompañada de una peineta cuya altura variará en función de la altura la madrina y del novio y el padrino. Si la madrina es de estatura media o baja puede optar por una peineta alta, pero si es alta hay que optar por una peineta más baja. Por último, sólo debe usar el color negro o colores, jamás el blanco reservado para la novia.

Sin embargo, se trata de un lujo caro. Las mejores mantillas, las de Chantillí, se siguen haciendo artesanalmente pero la mano de obra se ha encarecido a un punto tal que hace inaccesible muchas de estas prendas. Lo mismo ocurre con las peinetas de carey, que si bien son las más bonitas, ya no se fabrican. Por este motivo lo mejor es ir a buscarlas a mercadillos vintage, ferias de antigüedades o tiendas de segunda mano donde los precios son mucho más razonables. 

Siguiendo en la línea de segunda mano, muchas son las madrinas e invitadas a bodas que hoy en día compran sus vestidos en tiendas de segunda mano, porque se puede estar radiante sin gastarse una fortuna en algo que nunca más volverás a usar y comprando uno de ‘re-estreno’, si el novio acude a tiendas de alquiler o segunda mano, ¿por qué no puede hacerlo la novia?

 

Fotografía:  http://www.dinaster.com/noticias-lujo/-como-colocar-una-mantilla-y-una-peineta-espanola–id-0693.html ¿Cómo colocar una mantilla y una peineta española?. La mantilla y la peineta son dos complementos difíciles de ‘poner’ y de ‘llevar’.