By 0 Comment

OPERACIÓN SANDALIAS, LUCE UNOS PIES PERFECTOS ESTE VERANO

Es inevitable. Llega el buen tiempo y nos acordamos de los pies. Los pies, esa parte del cuerpo que deberíamos cuidar durante todo el año, pero a la que solo prestamos atención cuando tenemos que enseñarla.  No importa si llevas los zapatos más maravillosos del mundo, esos zapatos no lucirán nada si tus pies no tienen un buen aspecto.

¿Quieres poner tus pies a punto? Hoy te ofrecemos varios consejos.


Pedicura

¿Tienes muchas durezas o anomalías en tus pies? Si es así, lo mejor es que cada dos o tres meses te pongas en manos de un profesional que mime tus pies con masajes, retire asperezas, elimine cutículas…

Si el estado de tus pies no es demasiado grave, puedes hacerlo tú en casa, ¿cómo? Un buen baño con sal y un repaso a las durezas con una piedra pomez para suavizar la piel. Para las el cortauñas y la lima.


Hidratación y nutrición para tus pies

Si a diario hidratamos nuestro cuerpo y nuestro cutis… ¿por qué no hacer lo propio con los pies? Puedes comprar cremas especiales para los pies o hacerlo con la misma que hidratas el resto de tu cuerpo.

No hay nada más relajante que hacerte un masaje en los pies… bueno si! Que te lo hagan! Además de hidratarlos sentirás un gran alivio y confort tras una intensa jornada de trabajo.


Protección solar para tus pies

Los pies, como el resto de nuestro cuerpo, también sufren con el sol. Utiliza crema de protección solar no sólo en la playa, si no con esas maravillosas sandalias que te dejan al descubierto el pie entero. Recuerda, la piel quemada o maltratada por el sol genera arrugas prematuras.


No hay pies perfectos si tienes dolor

Está claro, los zapatos de tacones imposibles son todos divinos pero… ¿qué piensas nuestros pies de ellos? Puedes preguntar a cualquier experto en ortopedia y te dirá que los tacones altísimos no son buenos. El tacón hace que sufran innecesariamente tus rodillas y tus pies reciben una sobrecarga que luego deforma los dedos.

A la hora de buscar calzado tienes que tener en cuenta que tus pies son una parte muy importante de tu cuerpo, son los pilares que te mantienen erguido, por eso busca materiales que no los dañen, busca un calzado cómodo y sobre todo con buena sujeción. No tienes por qué renunciar a unos buenos tacones pero busca que tengan plataforma para reducir la inclinación del empeine y que sean estables.


Prevención de hongos

Especialmente en verano aparecen los molestos hongos en los pies. Los hongos aparecen cuando, por ejemplo, después de una ducha o un baño no secamos bien nuestros pies; también cuando usamos calzado que no transpira o plantillas que no absorben la humedad.

Para prevenirlos lo mejor es secarnos siempre bien después de un baño, utilizar calzado traspirable, utilizar siempre chanclas en los vestuarios de las piscinas públicas. Usa talco tanto en el calzado como en los pies ya que es ideal para prevenir los hongos en las uñas

Y si ya tenemos hongos no es aconsejable automedicarnos. Lo mejor es visitar un podólogo para que nos oriente los cuidados específicos.


Entrenamiento

Los pies están para mimarlos no solo para caminar sobre ellos o lucir unos bonitos zapatos. Ahora con el buen tiempo aprovecha para caminar descalza siempre que puedas: en casa, sobre la hierba, en la playa… tus pies te lo agradecerán. Y durante todo el año es recomendable que pongas las piernas en alto cuando estés descansando para reactivar la circulación, tonificar y fortalecer tus pies.

Saca algo de tiempo para esta cortita rutina de ejercicios para unos pies perfectos:

  • Siéntate en una silla, extiende horizontalmente una pierna, después haz flexiones y extensiones solo del pie -el movimiento debe nacer desde el tobillo-. Continúa con círculos a la derecha y a la izquierda. Repite con cada pierna dos o tres veces.

  • Ponte de pie. Separa las piernas unos 10 centímetros. Presta atención a cómo apoyas la planta de los pies y sientes el suelo en tus plantas. Equilibra los puntos de presión. Una vez te sientas bien “plantada” levanta todos los dedos al unísono en ambos pies. Repite este movimiento 10 veces.

  • Ponte de rodillas y con los dedos de los pies apoyados en el suelo. El empeine está perpendicular al suelo. Siéntate sobre tus talones. Apenas dos minutos. Es un excelente estiramiento para los dedos. Verifica que todos los deditos están apoyados, incluso el más pequeño.

 

¿Estás ya lista para lucir esos piececitos?