By 0 Comment

¿QUIERES SABER SI TU ROPA ES DE BUENA CALIDAD?

Una prueba que no nos llevará más de 10 segundos realizarla y que nos ayudará a comprar con éxito

Cuando estamos comprando muchas veces nos dejamos llevar por la primera impresión; una primera impresión basada fundamentalmente en el diseño, el color, los cortes de la prenda… pero, ¿qué pasa con la calidad de los tejidos y de la confección? ¿Acaso no es importante?

Es cierto que hoy en día con las grandes empresas textiles de fast fashion que inundan nuestras calles más comerciales la calidad de las prendas ha disminuido considerablemente. Cuando una empresa textil busca abaratar costes para así competir en precios esta medida repercute negativamente en la calidad de los productos que ofrece; por no hablar de las nefastas condiciones de la mano de obra.

La ropa nueva muy barata suele durar menos y reaccionar peor a los lavados. Cuantas veces habréis oído a vuestras abuelas decir: esta falda lleva conmigo más de 60 años. ¡Prueba a conservar una falda de Zara poniéndotela prácticamente todos los días durante más de 3 años!


Pues bien, hoy queremos daros un sencillo y efectivo truco para saber si tu ropa es de buena calidad.

El truco consta sólo de dos pasos, dos pasos que nos permitirán evaluar el comportamiento futuro de la prenda.

  • PASO 1: APRETAR Y SOLTAR.  Coge un trozo de tela y arrúgalo bien en el puño haciendo una bola con el tejido en el interior de tu mano. Mantén el puño cerrado durante unos segundos; ahora suéltalo y observa con atención: los buenos tejidos vuelven rápidamente a su estado original. En el caso de que sigas viendo arrugas, mal asunto. 

  • PASO 2: ESTIRAR Y SOLTAR. Agarra la prenda con las dos manos y estírala suavemente. Como en el punto anterior, deja de ejercer esa pequeña fuerza y comprueba: ¿sigue estirada? Imagina entonces cuánto tardará en perder la forma cuando la laves, la tiendas o simplemente te sientes con ella puesta. 

 

Más allá del tejido hay otros puntos importantes a tener en cuenta:

  • TIENE POCAS CREMALLERAS. Las cremalleras con el uso de la prenda tienden a fallar; cuantas más cremalleras haya de peor calidad será la prenda ya que son la forma más barata de fabricar. Si las hay, fíjate que sean ocultas y que abrán y cierren fácilmente.

  • NO TIENE HILOS SUELTOS. En las prendas de calidad las costuras son regulares y están perfectamente rematadas. Entre más espacio exista entre las costuras de la ropa, significa que está hecha para reducir costos. Las costuras cerradas son más fuertes y mantienen en mejor estado las prendas.

  • TIENE POCO PORCENTAJE DE FIBRAS SINTÉTICAS. Busca que la prenda que compres esté confeccionada con tejidos naturales como seda, algodón o lana; no sólo durarán más sino que mantienen mejor la temperatura de nuestro cuerpo y dejan respirar la piel. Las sintéticas, mucho más económicas, suelen fijar más los olores.


  • TIENE UN BUEN GROSOR. Lógicamente, a mayor solidez más resistencia como norma general. Ante la duda, evita los tejidos muy transparentes y finos.

  • LAS LINEAS TIENEN QUE COINCIDIR. Cuantas veces al planchar una camiseta de H&M habrás pensado: ¡pero cómo cosen esto! Algo tan sencillo como las líneas del diseño puede hablar sobre si la ropa es de buena calidad o no. Cuando las líneas no coinciden, significa que no hay cuidado en la costura y posiblemente, te dure dos o tres usos.

Esperamos que estos pequeños truquillos os sirvan de ahora en adelante en todas vuestras comprar.